Saltar al contenido
Free Tour Milán

Canales en Milán – Navigli

Los canales en Milán sirvieron para traer a esta ciudad las piedras de mármol utilizadas para construir el Duomo.

Hoy en día, la zona de los canales de Milán es probablemente la más popular para los turistas a la hora de tomar un buen aperitivo e ir a beber algo por la tarde/noche. Aquí te traemos todo lo que debes saber sobre qué hacer en los canales y cómo comenzó todo.

Canales en Milán – Historia

La historia de los canales de Milán comienza en el año 1179, cuando Milán empieza a vivir una época de esplendor tras la batalla de Legnano. Se pretendía tener una comunicación directa con el Mar Mediterráneo.

El objetivo principal de los milaneses era poder comerciar con todo tipo de mercancías expandiendo los canales hasta el Mar Tirreno. Lo cual expandiría muchísimo el comercio milanés.  Quizá un proyecto demasiado ambicioso teniendo en cuenta la gran distancia hasta el mar a la que se encuentran y la tecnología del momento.

No se logró comunicarlos con el mar y durante la época medieval los canales eran duramente navegables, hasta que apareció un genio…

En el siglo XVI, Leonardo da Vinci convertiría estos canales de Milán difícilmente navegables en vías de transporte para el comercio en la ciudad.

Durante mucho tiempo, los canales fueron fundamentales para la comunicación de Milán con el resto del mundo, ya que se convirtieron en una importante red de comercio de todo tipo de productos: alimentos, lana, madera, mármol,  los rollos de papel con los cuales se fabricaban los periódicos y muchas otras mercancías han pasado por estas canalizaciones.

Durante el siglo XIX (siglo del ferrocarril) se empezaron a usar para el transporte los trenes y el tranvía, los canales poco a poco dejaron de ser útiles, ya que no eran tan rápidos y prácticos. Por eso en 1929 se decidió cerrar las diferentes ramificaciones de los canales y desde entonces no tienen un uso práctico, sino que se han convertido en una zona de ocio llena de encanto y de terrazas a ambas orillas.

Navigli: ¿Qué hacer hoy en los canales Milán?

Hoy en día, el Naviglio Grande y el Naviglio Pavese son los canales de Milán más visitados y populares. Ambos comunican con la dársena, lugar dónde muchos milaneses y extranjeros se relajan en verano tras un agotador día de turismo.

Esta zona se ha convertido en una gran zona de ocio a día de hoy. Hay mucho ambiente a ambas orillas de los canales Navigli: tanto turístico, como universitario, como local. Ambos canales están llenos de bares donde tomar el aperitivo milanés y disfrutar de un buen Spritz en cualquiera de las terrazas. Aquí puedes ver como son los canales de Milano en vídeo.

 Restaurantes recomendables

Para tomar el aperitivo a media tarde hay muchos sitios recomendables.

Personalmente me gusta el restauranteManhattan” (en el Naviglio Grande), tiene mucha variedad de comida y con pedir una bebida puedes comer todo lo que quieras dentro de un pequeño buffet (cuesta unos 12 €). verás algunos por 10, pero las tapas y la variedad dejan bastante que desear. Spritz es otro restaurante con precios similares que también recomiendo.

No olvides que el aperitivo son comidas más bien simples, algo parecido a las tapas españolas pero a modo de Buffet. Fue creado para comer algo antes de la cena a modo de merienda, aunque si vas al lugar correcto, puede convertirse en una cena perfectamente.

IMPORTANTE: Si solamente quieres sentarte a beber algo a la hora de aperitivo, te cobrarán el mismo precio por la bebida que incluye la comida, la quieras o no (unos 12 €). A no ser que pidas la bebida para llevar que te costará el precio normal (el Spritz suele costar unos 5€ para llevar).

Ambiente en los canales de Milan Navigli

El ambiente depende de diferentes factores:

En fines de semana y en verano, suele aumentar mucho el número de gente.

A partir de las 19:00 empieza a aumentar el número de gente, llegando su máximo sobre las 22:00. A partir de las 00:00, el número empieza a disminuir y mucha gente se dirige a otras zonas de la ciudad seguir disfrutando de la noche.

En este vídeo puedes ver el ambiente que suele haber al comenzar la noche, para que te hagas una idea. Si vas un sábado a partir de las 21:00 seguramente veas bastante más gente.

Si quieres navegar los canales, hay pequeños barcos que ofrecen paseos a los turistas por el canal. Son barcos pequeños para unos cuantos viajeros.

Un inconveniente de los canales en verano es la gran cantidad de mosquitos que hay alrededor. Si no llevas protección, es probable que te vayas a casa con unas cuantas picaduras.

Aunque debido al clima subtropical que tenemos en la capital lombarda, los mosquitos en verano son un problema en toda la ciudad, se suelen sentir más en la zona de los canales debido a:

  • La humedad de los canales y la dársena.
  • La hora a la que la gente los frecuenta, que es normalmente a partir de las 19:00, cuando empieza a haber más mosquitos en la ciudad.

Cómo evitar que te fulminen los mosquitos

  1. Si no llevas protector anti mosquitos, puedes pedirle al camarero de cualquier terraza un poco de anti mosquitos y normalmente te lo dará con gusto (si estás consumiendo en su local). De hecho a veces te lo suelen dar sin que lo pidas con el objetivo de que no abandones la terraza.
  2. La otra opción es una farmacia que hay en los canales donde a veces hay colas de gente a punto de comprar crema anti mosquitos, te saldrá más cara pero quizá merezca la pena si no tienes aire acondicionado en el hotel.

Mercados en los canales

En la zona de la dársena (al lado de los canales) hay un mercado conocido como “Mercado Metropolitano” donde se venden productos de alimentación. También hay diferentes tiendas: de flores, de souvenirs… Los precios son los habituales en Milán, la variedad no es tan grande como en otros mercados.

En Navigli los sábados se monta un mercado donde se venden todo tipo de productos, especialmente textiles, ropa de segunda mano, antigüedades, etc..

Si lo que buscas es comida, en Milán encontrarás que un par de veces a la semana se montan mercados en diferentes barrios de la ciudad y se venden todo tipo de productos de alimentación, ahí encontrarás precios más económicos incluso que en el supermercado si lo que quieres es comprar. No te esperes los mercados tradicionales que se encuentran en Budapest, Lisboa, etc.

Naviglio della Martesana

El canal de la Martesana que traía agua del río Adda, se concluyó en 1496 por orden de Ludovico “El Moro”. Por este canal se transportaban personas y mercancías, pero su uso era principalmente regar la zona por la cual pasaba, por eso se restringió el paso de personas a sólo dos días por semana.

Hoy en día el Naviglio della Martesana es un canal que sigue pasando por Milán. Es bastante caudaloso en algunos puntos y en algunas zonas de parques y naturaleza es muy bonito, pero no es visitado por turistas normalmente.

 

Abrir chat