Saltar al contenido
Free Tour Milán

Canales en Milán

Los canales en Milán sirvieron para traer a esta ciudad las piedras de mármol utilizadas para construir el Duomo.

Los canales en Milán – Navigli

La historia de los canales de Milán comienza en el año 1179, cuando se pretendía tener una comunicación directa con el Mar Mediterráneo. El objetivo era poder comerciar con todo tipo de mercancías desde el mar, pero no se logró comunicarlos con el Mediterráneo. Durante la época medieval los canales eran difícilmente navegables, hasta que apareció un genio…

Canales de Milán – Historia

En el siglo XVI, Leonardo da Vinci convertiría estos canales difícilmente navegables en vías de transporte para el comercio en Milán.

Durante mucho tiempo, los canales fueron fundamentales para la comunicación de Milán con el resto del mundo, ya que se convirtieron en una importante red de comercio de todo tipo de productos: alimentos, lana, madera, mármol,  los rollos de papel con los cuales se fabricaban los periódicos.

Cuando se empezaron a usar para el transporte los trenes y el tranvía, los canales dejaron de ser útiles, ya que no eran tan rápidos y prácticos. Por eso en 1929 se decidió cerrar las diferentes ramificaciones de los canales y desde entonces no tienen un uso práctico, sino que se han convertido en una zona de ocio llena de terrazas a ambas orillas.

Milán Navigli: ¿Qué hacer hoy en los canales?

Hoy en día, estos son los canales más visitados y populares de Milán. Ambos comunican con la dársena, lugar dónde muchos se relajan en verano tras un agotador día de turismo.

Esta zona de los canales Navigli se ha convertido en una gran zona de ocio a día de hoy. Hay mucho ambiente a ambas orillas de los canales: tanto turístico, como universitario, como local. Ambos canales están llenos de bares donde tomar el aperitivo milanés y disfrutar de un buen Spritz en cualquiera de las terrazas. Aquí puedes ver los canales en vídeo.

Para tomar el aperitivo a media tarde hay muchos sitios. Personalmente me gusta el restaurante “Manhattan” (en el Naviglio Grande), tiene mucha variedad de comida y con pedir una bebida puedes comer todo lo que quieras dentro de un pequeño buffet.

Cerca de los canales hay un mercado conocido como “Mercado Metropolitano” (al lado de la dársena), donde se venden productos de alimentación. También hay diferentes tiendas: de flores, de souvenirs…

Si quieres navegar los canales, hay pequeños barcos que ofrecen paseos a los turistas por el canal.

Un inconveniente de los canales en verano es la gran cantidad de mosquitos que hay alrededor. Si no llevas protección, es probable que te vayas a casa con unas cuantas picaduras.

Naviglio della Martesana

El canal de la Martesana que traía agua del río Adda, se concluyó en 1496 por orden de Ludovico “El Moro”. Por este canal se transportaban personas y mercancías, pero su uso era principalmente regar la zona por la cual pasaba, por eso se restringió el paso de personas a sólo dos días por semana.

Hoy en día el Naviglio della Martesana es un canal que sigue pasando por Milán. Es bastante caudaloso en algunos puntos y en algunas zonas de parques y naturaleza es muy bonito, pero no es visitado por turistas normalmente.