Saltar al contenido
Free Tour Milán

La Catedral de Milán

La conocida como catedral de Milán o Catedral Basílica Metropolitana de la Natividad de la beata Virgen María, es una de las 5 iglesias más grandes del mundo, en su interior podría albergar a más de 40.000 personas.

Historia de la catedral de Milán

La construcción del Duomo de Milán comienza en 1386, desde la zona del ábside y poco a poco se ha ido construyendo principalmente en estilo gótico hasta la imponente fachada que vemos hoy con algunos elementos neoclásicos.

En el año 1774 se coloca coronando el Duomo la estatua más querida y famosa en Milán hasta el día de hoy: La Madonina (la virgencita). Esta enorme virgen realizada por Carlo Pellicani mide 4,16 metros y pesa más de 700 kilos.

A partir del año 1805, por órdenes del mismísimo Napoleón, se va a empezar a construir la fachada que vemos actualmente, ya que hasta ese momento había un muro provisional de ladrillo en la fachada que no tenía nada que ver. En principio Napoléon iba a financiar la construcción de la fachada y debido a eso le colocaron una estatua en el Duomo, sin embargo no termina pagando absolutamente nada.

El marmol que se ha utilizado para construir esta catedral proviene de las canteras de la Candoglia, a 90 kilómetros de Milán, que desde que comenzó la construcción, son propiedad de la fábrica del Duomo (grupo de más de 300 arquitectos y trabajadores encargados de la construcción y mantenimiento de esta iglesia).

Puertas increíbles

Las puertas son una auténtica delicia para la vista, especialmente el gran pórtico central dedicado a la virgen María de 1908, en él se pueden apreciar numerosas escenas de la vida de la virgen: la virgen con el niño, la muerte de cristo, coronación de la virgen María en la parte de arriba.

Sin embargo, esta puerta no es visitada tanto por su arquitectura, sino porque hay partes brillantes, por eso todo el mundo toca esas partes doradas en busca de suerte. El brillo de la puerta proviene del desgaste del bronce al ser tocado en ciertas partes para abrir la puerta antiguamente. En esta puerta si te fijas bien, podrás encontrar restos de metralla de bombardeos aliados que destrozaron gran parte de Milán durante la segunda guerra mundial.

Según se mira de frente a la catedral, la última puerta es la de la derecha del todo, donde se representan escenas de la construcción de la catedral. Cuando se termina esta puerta en 1965, es cuando se da por concluida la fachada. Aunque la estatua más nueva del exterior del Duomo es de 2013, es la estatua del beato Gnocchi. Se encuentra en la parte posterior del Duomo y se puede distinguir fácilmente porque es mucho más blanca que el resto.

Interior de la catedral de Milán

Aquí se puede observar con detalle el interior del Duomo y las terrazas.

Se puede entrar al Duomo y disfrutar de su belleza, el interior no es tan imponente como en el exterior pero es una catedral majestuosa también dentro. En el interior podrás contemplar la segunda nave central más alta del mundo en una catedral y en la zona del ábside se encuentran las vidrieras más grandes del mundo que existen a día de hoy en una catedral, narran escenas del nuevo testamento, antiguo testamento y apocalipsis. Algunos podríamos pasar horas contemplándolas.

También destaca la estatua de San Bartolomé cargando su propia piel a tiras, ya que se dice que fue desollado por los romanos. También hay algunos monumentos funerarios, cómo el de Gian Giacomo di Medici, más conocido como Medeghino. El cual fue asesino a sueldo y tras convertirse en marqués, terminó trabajando para para Carlos V como mercenario. Murió envenenado en su palacio en Milán en 1555 y se le entierra en el Duomo, debido a que su hermano era el Papa Pío IV.

Entradas para el Duomo de Milán: precios y horarios

  • Interior de la Catedral: 3€
  • Interior de la catedral y área arqueológica: 7€
  • Entrada al Duomo, subir a la azotea andando, área arqueológica e iglesia de San Gottardo: 13€
  • Entrada al Duomo, subir a la azotea en ascensor, área arqueológica e iglesia de San Gottardo: 17€
  • Tickets Fast Track (sin colas): Entrada al Duomo, subir a la azotea en ascensor o andando, área arqueológica e iglesia de San Gottardo: 25€

Consejos

  • Os recomendamos ver si hay cola antes de comprar tickets fast track, porque muchas veces no merece la pena, ya que normalmente para subir andando no suele haber cola y después se puede entrar a la catedral desde arriba sin tener que salir de nuevo y esperar cola.
  • Los tickets se pueden comprar en el lateral del Duomo, según se mira al Duomo de frente a la derecha. En las oficinas pone en grande Tickets y suele haber bastante cola, también se pueden comprar en el palacio real (justo al lado) donde normalmente no suele haber cola porque la gente no lo suele saber.

Hay que llevar cubiertos hombros y rodillas (en el punto de venta oficial del Duomo, ofrecen velos para cubrirse por 2,5€, también es probable que se os acerquen hindúes que venden velos baratos)

 

Abrir chat